LA IMPORTANCIA DE LA LECTURA. POR: STEFANIA ENCIZO SAAD

Ana Maria Charris 0 Comments

Me gustaría hablar de cómo podemos cambiar la forma de ver la vida, con algo tan sencillo como es la lectura. Sé que hoy en día, para muchos, leer es algo tedioso, esto, debido a que hemos adquirido el hábito de que creer en todo lo que vemos  por medio de un televisor o de internet; como por ejemplo videos o noticias, las cuales pueden ser falsas, pero como hemos creado un habito de creer que eso es cierto y no indagar sobre ello. De esta forma, le estamos abriendo la puerta a la ignorancia.

Les confieso que fui una persona ignorante durante mucho tiempo, puede que se pregunte ¿Por qué considera que fue una persona ignorante? o quizás ¿Cómo dejo de serlo?, o muy probable-mente no lo cuestionan.

Empezaré por decir que no me gustaba leer, realmente por dos cosas: una de ellas eran los prejuicios, ¿Por qué?, desde chiquita no solía leer como los otros niños que estaban a mi alrededor, todos ellos comentaban o me decían “no sabes leer, que pena”, pero no solo me lo decían mis compañeros o mis primos, también los adultos que estaban en mi entorno, el único problema no era saber leer bien, sino que confundía letras a la hora de escribir. Un día me dijo una psicóloga que lo tenía dislexia, pero, según recuerdo, no trabajé sobre ello, solo lo deje pasar; después de unos años me daba pena no poder leer en público por todos los comentarios. La otra razón por la que no me llamaba la atención, era porque consideraba que la lectura fuera importante.

Considero que fui una persona ignorante, porque no me daba cuenta lo bueno que es leer, la forma en la que un libro puede cambiar la vida, la posibilidad de investigar sobre algo que te gusta, o sobre tema de los cuales pueden surgir dudas; leer me cambió la vida, me cambio la forma de ver el mundo e hizo que me diera cuenta que todo lo que nos dicen no es totalmente cierto.

Un día simplemente decidí cambiarlo, sabía que no sería del todo fácil, pero con el tiempo me di cuenta que aunque no leyera como los demás tenía la facilidad de hacer un buen resumen sobre el libro y que podía retener muchas cosas, igualmente, no puedo negar que me frustraba mucho al no poder leer rápido como todos lo hacían y deseaban que lo hiciera. Un día busqué cómo leer rápido y descubrí, que lo importante no es la velocidad con la que se lee, sino en la posibilidad de  interpretar mejor las cosas, en no tener que leer más de una vez un texto para poder entenderlo. Realmente el saber leer bien, es saber interpretar adecuadamente lo leído.

Hoy en día sé que esforzándome puedo lograr mejorar tanto la  forma de leer, como la interpreta-ción de una lectura; si es un libro, prefiero ser creativa y así demostrar que es único; si me gusta una frase debo subrayarla, si no entendí algo o me causa duda es mejor señalarlo, aunque sepa que más adelante pueda resolverla.

Te animo a que leas. Puedes empezar por algo que te gusta.

 

 

 

 

Escrito por: Stefania Encizo Saad

Colegio Seminario San Luis Beltrán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *