MI GRAN SUEÑO. POR: JAVIER CONSUEGRA.

Ana Maria Charris 3 Comments

Mi nombre es Javier Eduardo Balaguera Consuegra, estudiante de grado undécimo del colegio Seminario San Luis Beltrán, nací el día 24 de mayo de 2001 en la ciudad de Barranquilla.

Toda mi vida he estado en colegios con principios católicos, la primaria la cursé en el Instituto San José, de los padres Jesuitas. El bachillerato lo he cursado todo en Funade, en la antigua sede del Colegio Enrique Niessen, y en el actual, Seminario.

Nunca he sido el alumno más aplicado de mi clase, de eso pueden dar fe mis docentes, pero si me esfuerzo por sacar buenas notas, por mantenerme nivelado académicamente.

Cuando entré en sexto grado en el Seminario, aprendí a realizar un servicio muy bonito dentro de la Iglesia: ¡Ayudar en la Santa Misa!, con la ayuda del entonces capellán del colegio, el Pbro. Jair Panza. Desde entonces me he mantenido fiel en ese servicio en la parroquia Padre Nuestro, cerca al lugar donde resido. He contado con la ayuda de mi párroco Lizandro Escalante, y de Monseñor Carlos José Ruiseco, arzobispo emérito de Cartagena, quien ha sido un padre para mí, me han dado consejos para seguir y desempeñar bien mi servicio.

Desde hace unos tres años y medio, nació en mi corazón el deseo de ser sacerdote, de dejarlo todo para seguir a el Señor. Es una idea que, con el paso del tiempo, y ayuda de distintas personas, he ido poco a poco madurando.

Han pasado, durante estos años, distintos pensamientos sobre exactamente cual tipo de vida sacerdotal quiero: Están los sacerdotes diocesanos, los jesuitas, los dominicos, los franciscanos, los capuchinos, etcétera. Más conocí una comunidad religiosa que se llama: Orden de la Santa Cruz, que tiene su Casa de Formación en la ciudad de Guaratinguetá, Sao Paulo, Brasil. Donde, si Dios me lo permite, ingresaré el próximo año como aspirante a dicha comunidad.

Durante toda mi vida, a pesar de las circunstancias, he sentido que María Auxiliadora me ha protegido desde el día en que nací, su día. También de mis santos protectores, san Francisco Javier, y san Josemaría Escrivá de Balaguer.

Termino con una frase del Papa Francisco, invitándolos a pensar si Dios te ha llamado a la vida sacerdotal o religiosa, y no has hecho caso a Su Voz…

“…Ser sacerdote es jugarse la vida por el Señor…”

 

 

 

 

Por: Javier Consuegra.

Estudiante de Seminario San Luis Beltrán.

Comments 3

  1. Que Alegría se siente estar tan cerca de una persona tan bien formada a su corta edad, y donde se que la santísima Vírgen Maria, y Jesús, los santos Angeles, y tu santo Angel , te guía por que eres dócil a su voz .Dios te preparó desde el vientre de tu mama. Felicitaciones por la decisión tan correcta que ha tomado

  2. Me parece muy bien tu escrito. Pero olvidaste hablar del apoyo incondicional que tu madre siempre te ha brindandole. De sus interminables horas de trabajo para que no les falte nada. De tus abuelos que siempre han estado ahi para ti. Sobre todo tu abuelo Pedro que muchas veces te ha ayudado a hacer o arreglar algo para la iglesia. Te amamos.

  3. Mi querido Javier,

    Bendito sea Dios por las vocaciones a la vida consagrada, los sacerdotes, religiosos, misioneros… Son la alegría de la Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo. Escoge vivir siempre en el Corazón de Jesús; y una manera segura de ello, es vivir en el Corazón Inmaculado de María. Gracias por tu “Si”, por tu “Fiat”

    Recibe un fuerte y afectuoso abrazo, siempre en mis oraciones; me encomiendo a las tuyas. Haber compartido contigo el mismo día de Consagración al Santo Ángel de la Guarda, es para mí un motivo de inmensa alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *