NO QUIERO COMER, NO TENGO HAMBRE

María José Morales Lemus 0 Comments

Director de Gestión Educativa

Juan Javier Jimenéz García

Por: Juan Javier Jimenez

Director de Gestión Educativa

Cuántas veces hemos escuchado esa frase por parte de nuestros hijos al referirse a un alimento que no le gusto o no le es atractivo o simplemente cuando sus interés están encaminado en otras actividades como jugar video juegos, estar con sus amigos escuchar música entre otros. Sin embargo para  Juanita, una adolecente de 14 años esta frase la ha definido en sus últimos meses, ya que ha ingresado a una nueva institución educativa  donde la exigencia por parte del grupo social es que las niñas sean delgadas, esbeltas “una chica fitness” y si no cumple con este prototipo es rechazada. Debido a esto Juanita empezó a rechazar la comida  a ingerir poca cantidad de alimentos para no engordar, además realiza ejercicios extremos para quemar las pocas calorías que ingería en el día.

En Colombia  tenemos muchos casos de una “juanita”, que viene padeciendo de anorexia o bulimia, un estudio realizado por la universidad de Antioquia y la universidad Nacional arrojaron como resultado que 2 de cada 100 adolescente que tiene acceso a suficiente comida padecen de esta problemática. Más de 80.000 jóvenes entre los 14 y 19 años de edad padecen este trastorno alimentario.

Ciudades como Medellín presenta un 17% de jóvenes que  presentan este trastorno entre los  12 a los 21 años, seguido de Bogotá donde la prevalencia es de 10 a 12% de jóvenes que padecen algún tipo de trastorno alimentario (anorexia o bulimia).

De acuerdo con el estudio realizado por la Universidad de Antioquia con 972 alumnas de cinco colegios de la ciudad de Medellín, se encontró lo siguiente:

  • El 77% de las alumnas les aterra la idea de ganar peso.
  • El 33% se siente culpable después de comer.
  • El 16% siente que la comida controla su vida.
  • El 8% se induce el vómito.
  • El 85% cree que la actividad física es importante para controlar el peso.
  • El 75% cree que toda dieta debe ir acompañada de actividad física.
  • El 46% practica actividad física por estética.

Estas cifras no solo son preocupantes sino alarmantes ya que vemos que las adolescentes están siendo influenciadas por el bombardeo de tanta información proveniente de las redes sociales, en donde la imagen corporal se ha convertido en los últimos años en un determinante para la aceptación de un individuo en un conglomerado social.

Los padres de familia, docentes y orientadores están llamados a dotar a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de herramientas necesarias para confrontar la presión social ejercida por sus pareces en esa lucha interminable de superación y reconocimiento por parte de sus iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *