VIVIENDO NUESTRO MEJOR AÑO. POR: CAROL BARRANCO.

María José Morales Lemus 0 Comments

 

“Todos nuestros sueños se pueden volver realidad si tenemos el coraje de perseguirlos.”

Walt Disney.

La vida en el último año escolar es la más larga y a la vez la mas corta, con tantos sueños, ganas, pruebas y metas personales por cumplir en ese pequeño lapso de tiempo, donde desde el primer día ya tienes millones de preocupaciones, ¿cómo será tu promoción?, ¿qué punto harás en las olimpiadas?,¿ cuando será tu grado?,¿ cómo te ira en las pruebas? y una de las mas difíciles que estudiaras cuando salgas.

Nos adelantamos tanto, que vemos el año  sin darnos cuenta de lo que nos estamos perdiendo, de esos recreos que no volverán, esas clases de matemáticas  que nos dejaban pensado, esos actos cívicos que nos salvaban de clase, de las locuras que pasan día a día en nuestro salón; como estudiantes y niños que todavía no enfrentamos lo duro de la vida vamos pasando este año a mil kilómetros por hora sin frenar, sin darnos cuenta que lo que nos dicen cada día es importante para nosotros, para nuestro futuro, para nuestras familias; vamos tan deprisa que no nos detenemos a pensar que viene la prueba que nos marcara el éxito de nuestras vidas, que cuando estemos ahí sentados en un colegio diferente con solo papel y lápiz extrañaremos esas clases donde solo pensábamos en el momento.

Es difícil tener que ser un niño y a la vez un adulto en once grado, donde tienes que pensar más allá pero recordar que es el último año donde podrás disfrutar sin preocuparte tanto. Es difícil tener que escoger que es lo mejor para ti, con tantas presiones y obvio angustias de típico adolecente. Y es que eso somos unos niños queriendo ser grandes, saltando grandes escalones, teniendo metas y sueños que son los que nos van a hacer grandes profesionales y mejores personas, que en un futuro no miremos atrás y pensemos que tomamos malas decisiones a lo largo de nuestras vidas.

Extrañaremos el colegio por que es la mejor etapa de la vida, pero mientras estemos aquí no saltemos corriendo este escalón, sentémonos en el, disfrutemos sin olvidar que este es nuestro año, que desde aquí empezamos a luchar por lo que queremos con la ayuda de Dios, nuestros padres y esas personitas que se meten en nuestras vidas no solo para enseñar lo teórico, si no para apoyarnos y hacernos mas humanos, ellos son nuestros maestros.

 

 

 

Por: Carol Barranco.

COLEGIO ARQUIDIOCESANO SAN PANCRACIO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *